#ElOcasoDelCacique

Y te sacarán...

By @SergioRenovado
Cuando uno solo dirige su ausencia sale cara, pero a su regreso puede ser que nada se recupere...
| Opinión
Y te sacarán...

Vigésima segunda entrega de: El Ocaso del Cacique.

No te pierdas la parte anterior aquí:

Cría cuervos...

-Por favor, por favor… Jesús. Háblale a Salustio. Y yo le marco a mi hijo Ángel

Dada la relevancia de la llamada, Jesús se apartó al extremo del saloncito para concentrarse mejor. Aunque estaba acostumbrado a lidiar todos los días y de sol a sol con el líder y su cada vez más pastoso timbre de voz, tras el chasquido mental destapó en él una especie de efervescencia de sentimientos profundamente escondidos que le hacían sentirse incómodo en su cercanía. De repente, ubicó que todos esos años de soportar humillaciones y descalificaciones públicas y privadas del líder no pudieron cauterizar del todo el ánimo de aquel espíritu rebelde que le caracterizó cuando era joven, cuyo fuego canjeó por muchos platos de carísimas lentejas con que el líder lo fue emasculando.

Y no… Ya no estaba dispuesto a seguirle el juego, por lo menos no así.

El primero que notó tal cambio fue Salustio, cuando respondió a la llamada de Jesús

-Salustio. Habla Jesús

- ¿Quién habla?

-Jesús. De la presidencia. ¡Espabílate, carajo!

Claro que había identificado el número desde donde le llamaban, pero la aspereza con que Jesús inició la conversación era contraria al tono parsimonioso que Salustio le conocía

-Perdón Jesús. No te reconocí. ¿Pasa algo?

Jesús estuvo a punto de aplicarle la frase con que el hijo mayor del líder le había humillado en la escalera del hospital, pero se contuvo a duras penas. Entre lo mucho que había aprendido del líder estaban frases como: “Hay que conmover, más que convencer” o “Nunca descubras tus fichas a menos de que se te ahorque la mula de 6”. Ya habría oportunidad para encarar a Salustio

-Preguntas si pasa algo… ¿Te lo tengo que decir? ¡TRES ATENTADOS CONTRA JUECES! ¿No puedes siquiera tratar de estar al pendiente del desmdre que traes en el partido?

-Oye… Cálmate. Ni el licenciado me habla así

-Porque no puede… Si no, ahorita mismo te estaría pidiendo la renuncia. En todos los medios están señalando a organizaciones barriales de nuestro movimiento como las que están detrás de los atentados. ¿Qué? ¿No lo sabías? ¿Y lo permitiste?

-Nnno… Bueno Si… Supe que algo tramaban pero no, no lo permití. No sabía lo que iban a hacer. La verdad es que Ángel me dijo que haría algo y él fue el que…

- ¿Pues qué? ¿No depende de ti el control de las organizaciones?

-Si depende, pero… pero… Es que con la enfermedad del licenciado pues Ángel me dijo que él se encargaría y yo… yo me concentré en las campañas… Y pues dejé de atender ciertas cosas…

- ¡Cosas que están BAJO TU RESPONSABIDAD también! Carajo Salustio… Pareces novato. Ángel no tiene nada que ver con el partido.

-Pero el me dijo que su papá…

- ¡Ya! No le sigas. Ahora fíjate bien. Necesitamos chivos expiatorios para salir de esto. Coordínate con la alcaldesa para encontrar candidatos y mándame la lista antes de cualquier declaración a los medios, para palomearla.

-Pero… ¿Por qué?

-Para que no vayas a cometer la estupidez de listar a alguno de los líderes clave. Quiero la lista en media hora. Adiós

El líder vio alejarse a Jesús al extremo del saloncito. De repente dejó de parecerle el “asistonto” (como lo había bautizado justamente Ángel, su hijo mayor). Por primera vez notó la realidad actual de su vocero principal: madurez, complexión, las huellas de vida en su cara y ese nuevo porte. Y ya no caminaba encorvado y con hombros caídos. No. No le gustaba. Sentía que ese Jesús no le convenía ni le acomodaba. Aunque, al mismo tiempo, se sabía demasiado atenido a él. Un sonido familiar lo volvió a la realidad

-Hola Pa. ¿Cómo estás? Ya me dijo mi Señora que tu esposa le avisó de tu recuperación. ¡Qué…

- ¡CALLATE! No seas zalamero.

- ¿Quihubo jefe? ¿Por qué te enojas? Yo estaba preocupado por ti, pero no pude ir a verte. Como me mandaste acá a las playitas de Cozu…

- ¡No te hagas pndejo, Ángel! Sé que anduviste por acá y que estuviste platicando con uno de mis empleados

- ¡No! ¿Cómo crees? Yo no…

-Te grabaron, pedazo de lagartija… ¡En el hospital! Con ese bruto y con Salustio

-Ah… Bueno… Si…  Pero… No te vayas a enojar

- ¡Pndejada tras pndejada! Desde tu boda con esa jija y que dejaras que naciera mi nieto en Houston hasta tu estúpido viaje a Aspen no has dejado de meter la pata. Y por más que te ordené que no anduvieras de argüendero ahí sigues. ¿Sabes lo que están constándome los escandalitos de ustedes?

-Pero… pero

- ¡Ningún, pero! Ahora… ¿Qué chngaos platicaste con ese empleado, el Pelochas?

- ¿Así se llama?

- ¡CONTESTA!

-Caray Jefe. Pues si… Platiqué un ratito con él. Se ve buena onda el bato… Medio silvestre pero buena onda

- ¿Y qué más?

-Pues nada más. Platicamos un ratito y ya

- ¿Qué pasó con Salustio?

- ¡Está re wey, pa! No se sabe la o ni por lo redondo. Le pedí amablemente que hiciera algo con los jueces para detener la ley de energías, pero nada más. No entiendo. ¿Por qué me preguntas de Salustio y de ese Pelochas?

-Porque el bruto del Pelochas fue grabado en uno de los atentados contra jueces

-No ma…

-No me hables así, baboso. ¿Tuviste que ver con esos atentados?

El líder solía usar esa forma de cuestionar como una especie de termómetro sobre la confianza. No le importaba que los líderes de su movimiento mintieran a la opinión pública (él mismo les ponía el ejemplo o incluso los inducía para ello), pero hacía él todos debían tener completa apertura...

- ¡No! ¡Cómo crees, Pa!

O atenerse a las consecuencias por mentirle…

-Mira Ángel Román… Esto nos lo van a cobrar en las elecciones. Si me entero de que estuviste involucrado no te la vas a acabar. ¡ADIOS!

El hijo mayor no acertó siquiera a contestar. Si bien sabía que en todos aspectos era el hijo consentido, por diversas experiencias como las que le refirió el líder durante esa plática había sentido que su trono se tambaleaba. Y haber citado su nombre completo (bautizado así, irónicamente, en memoria del hermano innombrable) era un indicio claro de su derrumbe. Lo mejor sería ocultarse hasta después de las elecciones. Le marcó a su esposa

- ¡Hola Darling! Oyes…. Me late irnos a Punta Cana… Paso a la casa por los pasaportes y te veo en…

El líder mantuvo la vista clavada al piso el saloncito. Al momento de colgar el teléfono sintió la penetrante mirada de Jesús, quien estaba nuevamente apostado tras la silla, con los codos en el respaldo. Volteó a verlo. Por lo desencajado de su expresión, Jesús adivinó el resultado de la plática con Ángel.

- ¿Qué te dijo Salustio?

-Está apndejado. Literalmente dejó todo en manos de tu hijo. Le pedí que me hiciera una lista de “culpables potenciales”, pero sin tocar a nuestros líderes. Me la manda al rato. ¿Qué te dijo Ángel?

El tono con que el líder respondió le pareció a Jesús como una especie de epitafio

-Ángel Ramón ya no tiene remedio. A ver… Vamos a verificar los daños. ¿Podrías hablarle a nuestro encuestador?

- ¿Al Finanzas Hoy o al de Mitos?

-Al de Mitos. Está mejor informado. Por favor pídele videoconferencia. Quiero ver sus graficas

Media hora después, la inconfundible imagen del director de Mitos, el polémico Goyo, apareció en la pantalla plana del saloncito

-Hola Goyo. Perdón por interrumpirte.

- ¡Licenciado! ¡Por favor! No se disculpe. Estamos para servirle. Hola, Estimado Jesús

El “viejo” Jesús habría contestado con la misma zalamería. El “nuevo” respondió con un seco

-Hola

-A sus órdenes, Señores

-Oye… Goyo… ¿Ya tienes las encuestas de esta semana? Las reales… No las cuchareadas

-Si licenciado. Justo estaba por emitirlas cuando me enteré del asunto de los jueces. ¡Qué pena!

-Si. Muy lamentable…

-Por lo mismo… No puedo emitirla aún pues estamos calculando el impacto

-Vamos por partes. ¿Cómo anda mi indicador?

-Me da mucha pena, Licenciado. Anda muy abajo… Por ahí de los…

- ¿50-55?

-Nop

- ¿50 %?

-No. Anda apenas arribita del 38…

- ¿Qué?

-Si le sirve de consuelo… El partido Esperanza anda abajo del 20 %

- ¿Y la coalición?

-60% y subiendo

-Ah caray. Pero el último resumen que me mandaste… El de abril… Yo aún andaba por los 50

-Ese era el resultado que publicamos en periódicos y redes. Le mandé a Jesús el real. Ahí ya andaba por el 45%

- ¿Y por qué bajé tanto? ¿Por economía? ¿Medicinas? ¿proyectos megas? ¿Las reformas de Energía?

-No. Más bien fue por ciertos asuntos: la muerte de Juan, las revelaciones de Mario en Mexic-Us, sus discursos contra el Colegio de Elecciones, su enfermedad… En esto último los entrevistados no aceptaron la versión oficial

- ¿Cuál versión?

-Que usted recayó por Covid

El líder dirigió una dura mirada a Jesús, quien levantó el mentón al instante… Un gesto retador, sin duda. El líder tragó saliva.

-Pero lo que más le pegó fue la reaparición del sitio Wiki-Adriano la semana pasada. Ya tiene varios millones de visitas. Su nuevo nombre es… Macus-leaks. Calculamos que le bajó un 5% su rango de aprobación

-Y… El asunto de los jueces… ¿Cuánto nos podría afectar?

-Tal vez un 4%... No creo que su aprobación rebase el 25-27% para junio

-Entonces… ¿Qué vas a hacer, para apoyarnos?

-Pues por ley no puedo hacer mucho ahorita. Hemos mandado algunas filtraciones con datos bastante inflados (Jesús calculó lo que les costarían tales “datos”) a las granjas de Jesús, para paliar el efecto. Y ya en junio le echaremos la caballería, aunque…

- ¿Aunque qué?

-Nos estamos quedando solos, Licenciado. Somos la encuestadora peor evaluada de entre todas las grandes. Andamos más abajo que Finanzas Hoy. Y, pues… Ya no podremos apoyarles tanto… Así como lo vemos pues no tendrán mayoría en las cámaras… Y usted

- ¿Yo qué?

-No anda bien de salud. ¿Qué tal si -no lo quiera el cielo- le pasa algo a usted? ¿Quién nos va a entender entonces?

primer

Cierto. El anteriormente sólido cascarón del líder ya presentaba grietas visibles. Y a pesar sus desplantes en público El mismo ya no se sentía con los arrestos suficientes para, siquiera, terminar su periodo. Algo habían comentado con los integrantes de su núcleo íntimo dos meses antes, mas no habían llegado a acuerdo alguno para el suplente ni para el mismo proceso interno de selección. La lacónica y contundente expresión: “Recuerda que no eres eterno” retumbaba de modo cada vez más frecuente en la mente del líder

-Despreocúpate, Goyo. Vamos por lo primero. En cuanto hayas revisado lo que afecta el asunto de los jueces, nos mandas las encuestas reales y las cucha… oficiales. ¡Saludos!

Una atmósfera casi sepulcral invadió el saloncito durante unos minutos. El líder mantuvo su cara semi oculta por sus manos, cuyos dedos había entrelazado tras apoyar sus codos en una mesita que hacía las veces de escritorio. Jesús monitoreaba en la pantalla los diversos canales de noticias, para conocer el impacto de la revelación de los “culpables” oficiales que seleccionó de la lista facilitada por Salustio. Se veía demasiado calmado a los ojos del líder. Una nube de sospecha cruzó por su mente. Con sumo cuidado selecciono las palabras y el tono para formular la pregunta más difícil que le habría hecho a persona alguna en los últimos años

-Jesús

-Dime Adrián

- ¿Sabías tú de esa página… Macusliks?

-Si. Apareció justo cuando ingresaste al hospital. Es de los temas que quiero solucionar contigo

- ¿Conmigo? No entiendo… ¿Por qué tu y yo vamos a…

-Porque yo hice esa página.


@SergioRenovado

Coach, abogado y poeta #VxM #GuardianesXLaDemocracia #RedMasUNO

Artículos relacionados

#PolíticaFicción Ya domamos la pandemia

El presidente está jugando un juego de canallas y no sé si se saldrá con la suya. Fiel a su costumbre de ocultar la verdad (así como lo hizo con los contratos de los segundos pisos, con los presupuestos, con su salario de dirigente parti...

El presidente ya sabía #PolíticaFicción

Ayer el ministro de la suprema corte de justicia de la nación Luis María Aguilar, presentó el proyecto de resolución en contra del enjuiciamiento de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox ...

El ingeniero de Bérgamo y el chino culero que trajeron el virus.

En colaboración con @Maraca2 Continua el relato sobre la vida normal y como cambió con la llegada de un bicho chino

El amor en tiempos del coronavirus.

En colaboración con: @AleMerlanga Un relato sobre el inicio del evento que cambio la vida de todos.


© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Back to Top