• Home
  • Opinión
  • ¿Cómo será recordado el sexenio? Parte 3: Desesperación.

#DesnudadndoLaIneptocracia

¿Cómo será recordado el sexenio? Parte 3: Desesperación.

Después de las mentiras viene la decepción y por último, la desesperación.
| Opinión
Desesperación

Se vio en diciembre de 2018 cuando salieron más de 4000 empleados del SAT, sin liquidación y muchos a meses y días de retirarse.

Cuando despertamos en año nuevo de 2019 y nos percatamos que no había gasolina y que en algunos estados sufrieron el desabasto por casi un mes. Cuando nos enteramos que la falta de combustible fue por mala planeación y un plumazo que costó miles de millones al tomar una decisión flemática y sin estudios anteriores, ni planes de contingencia.

Es el grito de los calcinados de Tlahuelilpan que aunque incurrían en un ilícito no fueron detenidos ni cuestionados.

Son los inversionistas que vieron traicionados sus contratos y los trabajadores que se quedaron sin empleo por la cancelación de una obra que le daba trabajo a 40,000 personas.

Son las mamás traicionadas porque ya no pueden dejar los niños en la seguridad de una estancia infantil.

Son las mujeres maltratadas que se quedaron sin un refugio y las entregaron nuevamente a la violencia intrafamiliar por falta de opciones.

Los padres que se quedan sin alternativas por la falta de medicamentos para sus hijos.

Son los indígenas que reclaman por la pérdida de sus localidades debido a un tren y un capricho.

Son los cientos de miles de muertos por la violencia diaria.

Son los Coliches que tuvieron que fueron obligados a elegir entre soltar a un capo o una matanza generalizada;  esa decisión no debería haber existido y fue solo la justificación para un operativo mal hecho o un teatro para justificar la sumisión ante el traficante.

Son los reclamos de una familia calcinada.

Es la preocupación del contribuyente.

Los empresarios extorsionados para comprar “cachitos” de una rifa absurda e impracticable.

Es la falta de vacunas por mala gestión, las metiras para taparlo y el uso de las pocas para condicionar el voto.

Son los apagaones por incapacidad y falta de planeación.

Todas las decisiones al vapor, mal hechas y sin estudios previos.

Y su aparato de propaganda 

Medidas cosméticas para separar a México en dos o más y legitimar el ataque a supuestas clases sociales.

Se trazó una línea, otra y otra más, sin darnos cuenta todos empezamos a entrar en una u otra caja, todos nos volvemos los enemigos de alguien.

Cada vez hay más agraviados, más errores que tapar y menos oportunidades de recuperación.

Ya algunos la han sentido, pero a este paso pronto todos sentiremos la desesperación.

Las estructuras, educativa, de salud, economía, producción, en sí todo el tejido gubernamental está en pedazos.

Las mentiras fueron la base de la comunicación y acostumbrado a ellas creyó que sería suficiente y eterna pero no hay cantidad de falacias que puedan sostener su ineptitud e improvisación.

La decepción abre las puertas al cuestionamiento, pero la incapacidad para encontrar soluciones crea desesperación.

El peligro no está siendo dimensionado, su ignorancia los hace omnipotentes y su inexperiencia los ciega a buscar soluciones reales. Planear desde los otros datos es parte de la cortina de humo que se erije mientras saquean todo lo que no está clavado.

Así como han acabado con la capacidad productiva del país y se han apoderado de las instituciones para asegurar su permanencia en tiempo record, también han creado dolor y molestia muy rápidamente.

La gente podría haber creído en ellos y lo habría apoyado con cambios graduales así como el pueblo apoyó la destrucción de Venezuela, pero en su prisa por hacer todo añicos y su soberbia absoluta olvidaron que “La gente se cansa de tanta pinche tranza”.

Se harta de las mentiras.

Se decepciona.

Cuando arrinconas a cualquier ser vivo aparecen los instintos y cuando aprietas demasiado la razón se va.

Sigan exprimiendo, sus mentiras se quedaron en el pasado, la decepción se ha ido afianzando, pero contra la desesperación no hay nada que puedan hacer.

En las palabras del monstruo de Frankenstein.

“Yo soy más peligroso que nadie, porque no tengo nada que perder”.

Y la gente desesperada no puede ser detenida.

¿Como será recordado el sexenio? Parte 1: Mentiras.

¿Como será recordado el sexenio? Parte 2: Decepción.

protestas medicos mexico coronavirus covid 19


@PiperThread

Enamórate de mis palabras no de una imagen. No soy más que mis palabras. #CoffeeLover Columnista en @CNexiones, síguenos y léenos. #𝐕𝐚𝐥𝐪𝐮𝐢𝐫𝐢𝐚

Artículos relacionados

Manejo criminal de la pandemia ¿Quién se beneficia?

Hay que tratar de entender la motivación detrás de la negligencia de gobierno federal ante la pandemia.

Diabolus ex machina: Quien roba para llegar, llega para robar.

Una máquina tiene un diseño con una función específica, todos los aspectos de su diseño la perfeccionan para que realice su trabajo de la mejor manera sin desviarse, el culpar a una máquina por hacer exactamente eso para lo que fue diseñ...

COVID en AMLO: Una bala en el pie.

Hay varios escenarios en cuanto a la enfermedad del presidente, lo cierto es que mientras no haya transparencia todo es posible. Texto imperdible de @PiperThread


© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Back to Top