Popularidad no es aprobación y su aprobación es mediana.

Que hablen de tí...

La popularidad jamás le dará eficiencia, pero le urge mostrar que su popularidad le da legitimidad y eso es falso.
| Opinión
Que hablen de ti...

 En los últimos dos años ha quedado más que claro que Andrés ha hecho mucho para uno de los indicadores clave de su gobierno.

¿Hablamos de empleo, crecimiento económico, seguridad, salud o educación?

NO.

La mayor parte del trabajo de Andrés ha sido para mantener su popularidad.

Todos los días el narciso presidente se despierta y corre a escuchar el sonido de su voz, se para frente a todos y habla sin ningún guión, razón ni lógica, la idea es simple: necesita saber que sus palabras son repetidas y sus mentiras desmembradas.

No importa lo que diga y entre más escandaloso será mejor ya que eso es popularidad.

La medición de su imagen se hace a través del conteo de menciones y de los elementos que hablen de él o sobre él en un tiempo determinado.

No es necesario que sea cierto, falso, escandaloso o positivo, solo debe ser una mención y ese es eso lo que él considera como la parte primordial de su trabajo que todos hablemos siempre de él, todo el día, que gastemos tiempo y energía pero que sea él quien salga a relucir.

López sabe bien que mientras la gente repita sus mentiras y ataques podrá usarlo como el único punto que siempre ha sabido usar: Su imagen personal.

Hay que darle crédito, eso lo llevó a la presidencia, pero sigue sin entender que una vez ahí su popularidad, las menciones que tenga y cuanto se hable de él es completamente inútil con respecto a los verdaderos problemas del país y para todo aquello que conforma su verdadero trabajo.

Es cierto que mucho lo hacemos nosotros y que él se queja de ser “el más atacado” porque su victimización es, de nuevo, una nueva manera de usar su imagen e incrementarla.

Sin embargo, como menciono, ser popular no es siempre bueno, es como el caso de Hitler: todos lo conocemos por sus atroces actos y siempre será considerado uno de los mayores villanos de la historia, pero que su nombre e imagen sean reconocidos hasta por niños de 6 años no le quita la razón de su infame conceptualización.

A raíz del circo mediático montado por su supuesto contagio su popularidad de nuevo se alzó por los cielos, pero la mayor parte de la gente apostó por que este es un truco más para que volteramos a verlo.

Aceptación, por otra parte es la medida que se hace sobre su desempeño y es una medida de nuevo subjetiva, con varios errores estadísticos para su aplicación, sin embargo si se toma en consideración y tiene una repercusión más real que la famosa popularidad.

En los últimos sondeos Andrés presume un 61% de aprobación que él quiere usar como justificación para sus autocráticas decisiones.

Ahora, debo comentarles que ahí, de nuevo hay grandes errores.

¿Qué pasaría si les dijera que Zedillo al final de su gestión tenía ligeramente más de 63%? ¿Habría querido decir que merecía ser reelecto? ¿Que según el “paso de la muerte” que se avientan los AmLoVers la gente “aprueba” lo que hace sin mirar ni evaluar y por tanto todo lo hace bien? Seguir este maniqueo argumento sería tanto como conceder que el FOBAPROA era avalado por el 63% de la gente y que sus quejas 20 años después deberían caer en oídos sordos.

Es como decir que “el error de diciembre” nunca existió y que 4 de cada 10 no deben ser tomados en cuenta al quejarse de los errores de su gestión.

Todos estos elementos son falacias reduccionistas para hacernos creer que ese 61% de López le confieren un grado de autoridad que no le otorga ninguna ley.

Aceptación es por tanto sólo una medida de desinformada popularidad que usan sus aplaudidores para manipular una falsa sesión de autoridad.

Y si no me creen pregunten a Salinas que ha sido considerado el peor ladrón de la historia moderna, que “vendió” todo el País y de plano se autoexilió en Dublín por décadas, pero al final de su gestión su aprobación era del 70.4% ¿no les parece raro?

descarga83tuq


@PiperThread

Enamórate de mis palabras no de una imagen. No soy más que mis palabras. #CoffeeLover Columnista en @CNexiones, síguenos y léenos. #𝐕𝐚𝐥𝐪𝐮𝐢𝐫𝐢𝐚

Artículos relacionados

Confianza, y como cada vez hay menos.

En el libro del mismo nombre el famoso economista Francis Fukuyama propone una tesis simple: La prosperidad de las naciones tiene como base la confianza

La quimera política: De hombre orquesta a monstruo.

Antes del 1ero de diciembre mucha gente podía asegurar que después de 18 años de campaña ya tenían descifrado el carácter, la capacidad y hasta el rumbo que llevaría el Gobierno encabezado por Andrés López.

El mito de los 30 millones.

¿Son todavía relevantes los 30 millones de votos dos años después de la votación? El voto es libre, secreto y también es pasajero. Quiero contarles que en 2012 voté por Peña, no me enorgullece, pero al paso de los años veo que no haber...


© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Back to Top