Los contrapesos siempre serán necesarios.

La historia está llena de imprevistos, de situaciones que accidentalmente cambiaron el rumbo y que nadie habría sido capaz de prever, situaciones fuera de control o choques con variables desconocidas que hicieron de una situación conocida un futuro incierto.

| Opinión
Los contrapesos siempre serán necesarios.

La historia está llena de imprevistos, de situaciones que accidentalmente cambiaron el rumbo y que nadie habría sido capaz de prever, situaciones fuera de control o choques con variables desconocidas que hicieron de una situación conocida un futuro incierto.

Pero en una mayor medida la historia está plagada de situaciones que fueron subestimadas por sus contemporáneos y que con el alcance y los datos disponibles no podía terminar de otra manera.

La elección de Morena en 2018 era previsible, el abuso constante de la clase política abrió la puerta a la turba enardecida y a los oportunistas que han plagado latinoamérica. El resentimiento y la manipulación de los hechos vistió de salvación al más depredador de los grupos políticos.

Por estos dos años Morena nos ha bombardeado con avisos de que si no cambiamos el rumbo todo empeorará para no volver a mejorar.

La miopía con la que Andrés y su séquito se enfrenta a los problemas es directamente proporcional a su desmedida ambición y si sus acciones están motivadas por ambición, desdén por la ley, resentimiento o simple ignorancia es intrascendente. Morena está creando un escenario catastrófico para todos nosotros sin importar clase social o afiliación política.

Simplemente están creando un estado feudal, sin ley, regido por la violencia y el narco, sin acceso a educación, ciencia ni salud.

El partido “de la esperanza” está acabando con los contrapesos y está haciendo legal el ataque de opositores, está normalizando el uso de la mentira y el desmantelamiento de las instituciones para su propio beneficio, pero incidentes como el del metro y el pastizal de la CFE cuentan la historia de incapacidad y negligencia que otros gobiernos no tenían. Morena es ambicioso, pero incapaz.

Morena es López, todo lo que ha creado y todo por lo que llegaron está ligado a este pequeño y rencoroso hombrecillo.

Él supo manipular su entorno y creó una leyenda alrededor de su nombre, vendió y mintió, prometió y logró hacer que creyeran en él, no en su movimiento, sino en su persona. Tanto es así que cuando se escurre la putrefacción de su partido sus seguidores lanzan los comunicados posibles para deslindarlo de él y tratar de salvar su imagen aunque deba pisar a sus mismos colaboradores.

No hay más él es Morena y su partido no sobrevivirá sin él.

También hay varios elementos coyunturales que aprovechó para obtener la mayoría en 2018 que simplemente ya no están presentes y no se repetirán, López y la mayor parte del partido jamás repetirán en resultado de julio de 2018 y lo saben, por eso buscan cambiar las reglas, acabar con el INE, con el INAI y con todo aquello que haga transparente su búsqueda y mantenimiento de poder.

Sin fraudes, tranzas y compra de votos Morena perderá la mayoría en julio y la presidencia en 2024.

Pero no se irán tranquilos, si por los votos no se quedan lo harán por parte de las manifestaciones, las impugnaciones y el fraude. Normalizarán los ataques y la desconfianza hacia las instituciones que ellos mismos presiden, así como entre ellos mismos atacan e impugnan a su partido, lo harán en las elecciones generales.

Aún así puede ser que no sea suficiente, Morena carece de la unidad que pregona y su mesías no es eterno, sin Andrés ese partido no tiene oportunidad.

Pero, la estructura de gobierno autocrático, sin contrapesos y que normaliza la mentira, la tranza, la corrupción y la división puede ser aprovechada por otros más avispados.

López está creando una verdadera tiranía que si no es aprovechada por él, llegarán otros a utilizar.

De nuevo la miopía, está creando vacíos de poder y estructuras ineficientes, dependencia al gobierno y dejando todo para la compra de votos.

Quitando contrapesos y opacando todo, creando cuentas discrecionales y concentrando poder para que otros lo aprovechen.

Y claro, todo en detrimento de la gente.

Sacar a Morena no puede ser la única meta, debemos recuperar la estructura de contrapesos, la observancia de la ley y el equilibrio de poderes.

Morena no tiene la capacidad de aprovechar esta abusiva estructura, pero si dejamos que concluya su obra, llegará otro que sí.

EL INE y Banco de México deben mantener su autonomía, el INAI debe seguir existiendo y el congreso debe recuperar pluralidad, sin eso y las otras instituciones que ya infiltró no importará quien esté en el poder jamás volveremos a ser libres.


@PiperThread

Enamórate de mis palabras no de una imagen. No soy más que mis palabras. #CoffeeLover Columnista en @CNexiones, síguenos y léenos. #𝐕𝐚𝐥𝐪𝐮𝐢𝐫𝐢𝐚

Artículos relacionados

El ataque a la Democracia.

Una guía al resbalón democrático Tenemos la idea errónea que los golpes a la democracia son siempre actos dramáticos y súbitos, pensamos en golpes militares

Democracia y pluralidad en la era del atole.

Uno de los puntos en que se considera más fuerte el gobierno actual a sí mismo es en la participación ciudadana. Nos dicen que son un verdadero gobierno orientado al pueblo y hacia sus necesidades, pero sus acciones distan mucho de este...


© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Back to Top